lunes, 15 de septiembre de 2014

El ruido del mundo





Ignacio García-Valiño
Primera edición: marzo de 2014 
Primera edición epub: marzo de 2014 
ISBN: 978-84-01-34244-8









Ignacio García Valiño (finalista del Premio Nadal 1998 con la novela La caricia del escorpión, y del Premio de Novela Ciudad de Torrevieja 2006 con Querido Caín) falleció a los cuarenta y seis años, tres meses después de publicar esta novela. 

Esperamos que Plaza & Janés, si no lo ha hecho ya, tome nota de las erratas y errores que reseñamos (y no son todos) de esta poco esmerada primera edición y los corrija en la próxima.

¿Esperan las grandes editoriales que los lectores permanezcamos impasibles ante la indiferencia con la que afrontan la corrección de los textos? ¿Es en esa importante labor de la cadena de edición donde aplican los recortes?

1.- Errores de contenido


 Pág. 33 y 231

El pintor al que se refiere es el estadounidense Grant [Wood]: nacido en 1892 y fallecido en 1942; fue uno de los más destacados representantes del regionalismo norteamericano, estilo que triunfó durante la década de 1930.
La reprografía a la que alude bien podría ser la del cuadro titulado Gótico americano, una de las imágenes más conocidas del arte estadounidense del siglo XX, ya que dicha obra fue expuesta por vez primera en el Instituto de Arte de Chicago, donde aún se encuentra hoy en día. 


 Pág. 19


Pág. 21

El personaje principal de la novela se llama «Isabel Arriaga» y así se nos presenta, como se aprecia en estas páginas y como indica la sinopsis de la contraportada del libro.

Pág. 85

Pág. 87

Sin embargo, la protagonista cambia de apellido y pasa a denominarse «Isabel Blanco» sin razón o motivo que justifique dicha incongruencia de patronímico.

En el mismo párrafo observamos otro error gramatical [exmarido] 



Pág. 73


Pág. 77

Ricardo, el personaje que relata esta escena, vive en un chalet de una urbanización; y, sin solución de continuidad, el chalet se convierte en un piso.


2.- Errores ortotipográficos


Pág. 267-268

Error de concordancia [afán conquistador]


 Pág. 313


[habiendo sido]


Pág. 370

[pajilleros]


3.- Errores gramaticales


 
 Pág. 69


[exmujeres]


Pág. 95

[exnovio]

Como indica la RAE, los prefijos se escriben soldados a la palabra que afectan cuando esta es univerbal: antitabaco, expresidente, prepago...

 Pág. 43-44


Una construcción desafortunada.
Difícilmente puede llegar desde el patio un «gentío»; en todo caso, lo que llegará al despacho acristalado será el ruido, el bullicio, el griterío, el alboroto... producido por esa concurrencia o afluencia de niños en clase de educación física, y por el sonido de los toques de silbato. 


Pág. 203


Otra construcción con error de concordancia, difícil de asimilar.
El párrafo admite varias soluciones aceptables: [... acompañados por un invitado el cual, terminada la cena, es sometido a...]. O también: [... acompañados por un invitado al cual, terminada la cena, someten...] 


Reseñamos también en este párrafo un error tipográfico en la exclamación Mon Dieu!, ya que si bien aparece correctamente en cursiva, muestra el signo de admiración unido a la última palabra, cuando en francés lo correcto es separarlo con un espacio: [Mon Dieu !]


4.- Extranjerismos

Pág. 33 

Es una voz inglesa no recogida en el DRAE, por lo que debería escribirse en cursiva [software]. A pesar de su uso y difusión internacional es uno de aquellos vocablos que presenta cierta resistencia a los procesos de adaptación.


Pág. 34 


En español puede optarse por «mensaje electrónico fraudulento» o «fraude por Internet», por lo que si se emplea la voz inglesa, lo apropiado es escribirla en cursiva [phishing]



Pág. 106


Tanto el DRAE como el DPD recogen este término, referido a la salsa de tomate condimentada con vinagre, azúcar y especias, escrito con tilde por ser palabra llana acabada en consonante distinta de «n» o «s» [kétchup]


Pág. 131


Se refiere al movimiento grunge de principios de los noventa, que generó una subcultura juvenil propia, con una estética que se caracteriza por la ropa suelta y los vaqueros rotos. En todo caso debe escribirse en cursiva pues se trata de un extranjerismo [grunge] 


 Pág. 138


De acuerdo con la Ortografía de la lengua española, la secuencia «ck» es ajena a la ortografía del español, por lo que lo apropiado es adaptar «crack» como [crac]. Además, siempre es posible optar por alguna de las alternativas existentes («fuera de serie», «número uno», «as» o «fenómeno»), tal como recoge el DPD.


Pág. 156

Se trata de un extranjerismo crudo, siendo «teléfono inteligente» su equivalente en español, por lo que si se emplea el anglicismo crudo debería escribirse en cursiva [smartphone] 


Pág. 197

El DRAE recoge esta voz francesa en cursiva [gourmet]. Según indica el DPD, la adaptación gráfica propuesta es [gurmé] para referirse a la persona que gusta de comer y beber exquisitamente. 

Independientemente del predicamento que pueda tener dicha adaptación, como ocurre con muchas otras, el criterio normativo existente es el expresado.



Pág. 227

La palabra empleada en español para referirse a los «muertos vivientes» o «cadáveres reanimados mediante prácticas de brujería, con el fin de dominar su voluntad» es, según recoge el DRAE, «zombi» (no «zombie»), y su plural [zombis] (no «zombies»).


Pág. 369

Aunque tradicionalmente los préstamos que tienen una «k» se han adaptado cambiando esta letra por «c» o «qu», la actual Ortografía prefiere conservarla si ya es un uso asentado tomado de la palabra original, que en este caso es «freaky». Así aparecerá [frikien la vigésima tercera edición del DRAE, cuya publicación está prevista para octubre de 2014. 


+++


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada