lunes, 13 de octubre de 2014

La gente feliz lee y toma café





Agnès Martin-Lugand 
Alfaguara
Traducción: Juan Carlos Durán Romero

Primera edición: 2014 
ISBN: 978-84-204-1653-3









Después de algunos rechazos editoriales, Agnès Martin-Lugand decidió autoeditar su novela en Amazon. A las tres semanas había vendido tres mil ejemplares. Cinco meses después la cifra aumentó a diez mil, encabezando la lista de ventas de Amazon.

A los dos meses de la aparición de la novela en el mercado, la editorial Michel Lafon le ofreció un contrato a Martin-Lugand convirtiéndose así La gente feliz lee y toma café en el primer caso de una novela autoeditada en Amazon y publicada en papel por una editorial tradicional en FranciaLos derechos de edición han sido vendidos a veinte países y se está preparando su adaptación al cine.  

La edición en castellano de Alfaguara es muy cuidada, así como la traducción de Juan Carlos Durán (traductor entre muchas otras obras de La verdad sobre el caso Harry Quebert, mejor libro del año 2013 según los lectores de El País).

Dado el gran número de extranjerismos (anglicismos fundamentalmente) que aparecen a lo largo de la novela, y de los que reseñamos solo algunos, aprovechamos para analizar su tratamiento; en el que autores, editores y correctores no siempre coinciden.


1.- Errores gramaticales


Pág. 55 


Error de concordancia. Tal y como está traducida la frase lo que convergieron sobre la protagonista fueron «todos los ojos», no las miradas, por tanto lo correcto es:

[Salvo unos]

En el original, como se puede apreciar, sí que convergen las miradas. 
* * * 


Pág. 67




La protagonista, al beber un sorbo de vino, no pudo estar «a punto de volver a escupirlo» dado que no había escupido antes.
Posiblemente el error venga al traducir el verbo «recracher», como se puede ver en el original, que significa: escupir (espontáneamente, involuntariamente, de forma abrupta).

[A punto estuve de escupirlo]
[Tuve que hacer esfuerzos para no escupirlo]



2.- Extranjerismos


Esta novela, cuya mayor parte de la trama está ambientada en Irlanda, incorpora en el original un número elevado de anglicismos sin ningún tipo de resalte. Si bien la lengua francesa recomienda el uso de las cursivas para destacar extranjerismos, no lo considera tan necesario si estos han sido adoptados en el uso corriente para lo que, como indicador,  es suficiente que la palabra se halle recogida en algún diccionario. 

En la edición española se ha optado, claramente, por no traducirlos y, además, mantenerlos sin resalte. 

Nos limitamos a continuación a reseñar algunos de ellos, a indicar su correspondencia en nuestro idioma y a recordar que, según las normas de la RAE,  los extranjerismos crudos así como los latinismos no adaptados, deben resaltarse en cursiva o entre comillas.


Pág. 23

Puesto que es un extranjerismo crudo, si no se opta por la forma castellanizada debería escribirse en cursiva.

[aquagym]
[gimnasia acuática]


Pág. 32

Hasta 24 veces aparece este término a lo largo de la novela.

[cottage]
[casa de campo

Pág.  49
La adaptación propuesta para esta voz francesa de uso tan extendido es:

[baguete]


Pág. 56
Del contexto se desprende que el término está utilizado como sustantivo, por lo que de acuerdo al DPD es preferible el uso de la forma:

[expreso]
Por ejemplo: [un café expreso]

Pág. 67


La locución latina «ipso facto» no figura en el original y, de introducirse en la traducción, debería ir remarcada en cursiva.

[ipso facto]

No obstante, la expresión francesa «rubis sur ongle» bien podría haber sido traducida como:

[en el acto]


Pág.  68


A pesar del número de extranjerismos que aparecen escritos en redonda (como comprobamos), en esta página el término «sommelier» está resaltado en cursiva; siendo que tanto el Diccionario español actual, de Seco, Andrés y Ramos, como el DRAE (en su 23.ª edición) se refieren a la persona encargada de los vinos y licores en los grandes hoteles, restaurantes, etcétera, con el término:

 [sumiller]

En cuanto a «Tetra Brik», encontramos en el original que el «tintorro» que aconsejaría un sumiller vendría en «botella de plástico». Al no comercializarse de tal forma el vino en nuestro mercado, el traductor adoptó, con buen criterio, esta opción de envasado.

Sin embargo, «Tetra Brik» es el nombre del producto de la marca «Tetra Pak» que fabrica este tipo de envases de cartón. Por su uso tan extendido «tetrabrik» se ha convertido ya en un nombre genérico.

Si bien el término no está, aún, recogido en los diccionarios oficiales sí que aparece en el Diccionario del español actual, y tanto este como «brik» en el VOX. Por otra parte, Fundéu recomienda su utilización como nombre común, en una sola palabra, en redonda, con minúscula, siendo su plural «tetrabriks».

[tetrabrik]
O acortada: [brik]

Pág.  71

[electroshock]

[electrochoque]

Pág. 77

Al tratarse de una voz inglesa, ajena a nuestra lengua, debería escribirse en cursiva.

[dog-sitter]

[cuidadora del perro]


Pág.  79

[containers]

[contenedores]


Pág. 86 



De las tres palabras resaltadas solo dos están en inglés en el original y la tercera aparece en francés como «panes de especias».

Una traducción adecuada habría sido: 

[pastas]
[tarta de zanahorias]


En cuanto a la tercera, si bien la elección de «gingerbread» es correcta al tratarse de un bizcocho tradicional en las navidades británicas, en un libro tan cargado de extranjerismos nos sorprende que el traductor añada un anglicismo más y no haya utilizado el término: 

[bizcocho de jengibre]

En cualquier caso, los tres términos de la edición en castellano deberían ir resaltados en cursiva.



Pág. 123 

Al desarrollarse la acción en Irlanda parece coherente mantener «Bed & Breakfast» en la edición en castellano, aunque debería resaltarse en cursiva.

[Bed & Breakfast]


El equivalente para este tipo de alojamiento en nuestro país es:
[hotel (o alojamiento) de turismo rural] u [hostal]




+ + +





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada